Hace unos días un buen compañero de la empresa decidió seguir su camino por otros lares. Algo muy común hoy día, por suerte no estamos sujetos a la cadena perpetua del mismo puesto toda una vida. 

Como despedida le regalamos, rescatado de la librería, un libro de hace algunos años, “Funky business“, de Jonas Ridderstrale y Kjelle Nordstrom. 

La intención, desearle que “la fuerza del funk” le acompañe.

Aunque dicen que está desfasado, detrás del concepto funk se esconde una forma de ver los negocios, el talento, la tecnología, las organizaciones y, por qué no, una forma de ver la vida radicalmente diferente a lo estandar. La propuesta funky significa no solo redecorar tu oficina, o afeitarte la cabeza. La clave es la actitud ante la búsqueda de soluciones y oportunidades. Evidentemente esto significar innovar (o mejor, reimaginar), y replantearnos ciertos valores culturales; el fracaso como experiencia, la necesidad de crear Vs a la capacidad de gestionar, aceptar la diversidad como ingrediente necesario (e inevitable), saber invertir los fondos públicos y privados hacia los intangibles, asumir que el talento cuesta (dinero, tiempo y esfuerzo), la pasión por lo que haces,…

 

Recientemente en España se ha constituido el Ministerio de Ciencia Innovación y Tecnología, intuyo que el reto es potenciar la inversión y resultados de innovación en la empresas española. Pero me pregunto si la visión de lo que es innovación pasa exclusivamente por obtener un mayor porcentaje de inversión de la empresa en I+D+i y obtener nuevos productos de mercado, o si conlleva también esta filosofía “funk”. Si es así creo que llegaremos a destinos que hasta ahora desconocemos. De lo contrario quizás estemos repitiendo las políticas de siempre, ¿se puede innovar en las políticas de innovación? Make it Funky Cristina!!!. Cultura de innovación + producto innovador= territorio que se adelanta al futuro. 

Detrás de mi teléfono  leo un texto que refleja dos modelos ante la innovación: “Designed by Apple in California, Assembled in China”. El conocimiento y las ideas, al igual que la producción, generan riqueza, ¿qué modelo eliges para tu empresa o para tu territorio?.

Be funky my friend.

 

Advertisements